miércoles, 6 de agosto de 2014

[Crónica] Resurrection Fest 2014 - Día 1

La novena edición del Resurrection Fest se presentaba como la más completa y potente hasta la fecha, así que no hemos dudado en acercarnos, un año más, a Viveiro para disfrutar de tres días del metal y hardcore más punteros.

Antes de entrar a hablar de los conciertos, creo que es de justicia mencionar el gran trabajo que ha hecho la organización una vez más. Es un festival que está creciendo poco a poco y con cabeza. Cada vez tocan más grupos, pero a la vez el recinto es mayor, hay más baños (bastante limpios siempre) y más barras. No hay que esperar colas para nada, y los horarios van al milímetro. Además, el sonido ha sido, en general, bastante bueno;  han puesto el resucamp mucho más cerca del recinto del festival y se ve que tienen en cuenta los comentarios de la gente (un ejemplo es que por petición popular las pulseras han vuelto a ser de tela). Así que en ese sentido un diez para ellos.

Ya en Viveiro, una vez instalados en el Resucamp y recogido el pase de prensa, entramos al recinto. Una de las novedades de este año es la especialización de los escenarios. La carpa o “Ritual Stage” dedicada al metal y sonidos más duros, el “Chaos Stage” dedicado al hardcore y el “Main Stage” donde tocaron los grupos grandes. Los conciertos se iban intercalando entre los distintos escenarios, con solapamientos mínimos (y a primeras horas) y unos horarios que se cumplieron rigurosamente.

El primer concierto al que nos acercamos el jueves fue el de Minor Empires. Tenía mucha curiosidad por ver en directo el resultado de esa unión de gente de Nothink y Toundra y la verdad es que me convencieron. Tienen canciones pegadizas y salieron a darlo todo. En cuanto a la música, pues eso, las típicas voces de Juan Blas con las guitarras de Toundra, todo ello acompañado de una base rítmica muy potente.
En cuanto terminó Minor Empires echamos a correr hacia el escenario principal para ver a uno de los platos fuertes del día (al menos para mí). Red Fang salían al escenario para convertir el festival en un pantano durante los tres cuartos de hora que duró su actuación. Al igual que pasa con Baroness, su sludge/stoner cobra otra dimensión al verlos en directo. Mucha más energía y contundencia, e himnos como “Blood Like Cream”, “Hank Is Dead” o “Prehistoric Dog” hacen de la suya una propuesta ganadora.

Otro asunto es lo de Hacktivist. Llevan unos tres años en activo y mezclan el rap con la música Djent (imaginad a Meshuggah rapeando). Las dos primeras canciones con las intros y demás fueron entretenidas pero después, el concierto se me hizo cuesta arriba. No creo que la idea dé para mucho más, están entretenidos a ratos pero no pasan de ser una curiosidad.

Sin embargo Crowbar sí que lo repartieron bien, e hicieron lo que deberían haber hecho al día siguiente Down.  Los de Nueva Orleans salieron con ganas y aplastaron con ese doom-punk que les caracteriza. Una curiosidad es que a lo largo del día me crucé un par de veces con Kirk Windstein, que llevaba cara de pocos amigos y si se le decía algo pasaba olímpicamente, eso sí, su mujer daba las gracias a todo el mundo y saludaba por él.

Los siguientes que salieron a escena fueron Amon Amarth. No vi todo el concierto porque salí a cenar para coger fuerzas para lo que venía, pero lo que vi me gustó. Son vikingos en pleno siglo XXI. Buena puesta en escena y muchas ganas que, seguro, hicieron las delicias de sus seguidores.

A eso de las diez de la noche le tocó el turno a uno de mis grupos favoritos, The Ocean. Parece que Robin Staps tiene dificultades para mantener una formación fija (desde la última vez que les había visto ha cambiado casi por completo, quedando sólo él y Loïc Rosetti) pero lo que está claro es que sabe rodearse de buenos músicos. El grupo sonó compacto como si llevasen cuarenta años tocando juntos y la única pega que le pude encontrar al concierto fue su setlist. Tocaron de arriba abajo su último disco, “Pelagial”. No es que me parezca mal, es un disco que me gusta mucho, pero eché en falta temas de otros discos y creo que, en un festival, que tienes el tiempo muy limitado, deberían haber hecho las cosas de otra forma. Pero, salvando ese “problema”, los alemanes hicieron lo que saben hacer. Bonito juego de luces y en lo musical presión, densidad y tecnicismo. Buen concierto para quitarme la espina de habérmeles perdido en su última visita a Bilbao.

Con Architects sonando de fondo volví al escenario principal para ver un rato a Megadeth. Es un grupo que nunca me ha gustado y que me aburre bastante, pero hay que reconocerles que arrastran a multitudes y que había mucha gente que iba sólo por verles a ellos. Tras un vídeo de presentación (posiblemente lo más cutre que he visto en tiempos) salieron Mustaine y sus compañeros a ofrecer hora y cuarto de thrash metal. A Mustaine se le notan los años y su voz ha visto mejores tiempos pero por lo menos se movieron y animaron al público.

No vi terminar a Megadeth porque fui a coger sitio al Ritual Stage. Se avecinaba algo muy gordo y no quería perderme detalle. High on Fire no es un grupo que se deje ver muy a menudo por estos lares y su concierto en el Resurrection se me presentaba como una oportunidad única. Pocas veces he visto a tres personas hacer tanto ruido sobre un escenario. Matt Pike, leyenda viva, hizo temblar literalmente el escenario. Recomiendo encarecidamente a todos los que tengáis la oportunidad de verles que no les dejéis escapar porque fueron una auténtica apisonadora. Sonaron temas de su último disco “De Vermis Mysteriis” y cerraron con un combo “Devilution”-“Snakes for the Divine” que quitó el hipo. Sin duda uno de los conciertos del festival.
Y ya para cerrar la noche me acerqué al escenario principal a ver a Kreator. Me les habían recomendado mil veces y puedo decir que, si en mi olimpo del thrash metal lidera Slayer, el grupo que le sigue es Kreator. Actualmente me parecen estar mucho más en forma que los grupos del llamado Big Four. Sonaron temazos como “Enemy of God” o mi favorita “Hordes of Chaos” y se metieron en el bolsillo al público más escéptico. Lo único que no me gustó fueron los ecos que le ponían de vez en cuando a la voz de Mille Petroza, pero es algo personal. El concierto fue un cañonazo y la hora que duró se pasó muy rápida.

A eso de las tres de la mañana, vuelta al Resucamp a dormir. El viernes prometía ser intenso.

4 comentarios:

  1. Anónimo6/8/14 13:43

    ¡Buena crónica! De los grupos tempraneros, me gustaron mucho Acid Mess y Mutant Squad estuvieron divertidos.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6/8/14 15:22

    Backtrack fué lo mejor el jueves, no tienes perdón si no los viste

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias! Me hablaron muy bien del concierto de Acid Mess, una pena perdérmelos...
    Si, me perdí a Backtrack :( eran muchos grupos y tenía que elegir, que las fuerzas no dan para todo jajaja
    Gracias por los comentarios!

    ResponderEliminar
  4. Aquí dejo un comentario rápido:

    Vaya unas chatas había por Viveiro, meh!

    Primera vez que voy al Resurrection (por fin!) y ha estado del carajo, muy bien organizado, no muy masificado y una Cantabrian Crew de primer nivel!

    Hablando de música, una putada perderse a Red Fang, nooooooooooooooooo!!!, llegamos muy justos a Viveiro.

    El Jueves:
    - Crowbar, bien aunque el sonido un poco regulero
    - Amon Amarth, un setlist muy molón y buena motivada
    - The Ocean, vaya hipnotizada, muy buenos, aunque el sonido no terminaba de mejorar en la carpa
    - Megadeth, Chris Broderick repartiéndolo fino, Mustaine sufriendo con la voz y algunos de los cgi's más chanos que he visto en mi vida por las pantallas xD
    - High on Fire, saliéndose del mapa, tres tíos montando un cisco muy brutal. Snakes for the Divine!
    - Kreator, sonidazo en el escenario principal, Petrozza moviendo el percal y un setlist muy guapo
    - Ignite, muy jefes, se tocaron buena parte del Our Darkest Days que es el único disco que he escuchado, así que de luxe!
    - Dancefloor Disaster, grupo de covers de temas radioformuleros en versión metalada (Djent casi siempre jaja). Se movían por el escenario que parecían gimastas, vaya brincos

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails